Iniciar Sesión / Registro  
   
 
Remite a Artur Mas, la carta de Luis María Ansón

En un artículo publicado en el diario El Mundo, el académico de la Real Academia Española Luis María Anson, ha elogiado el último libro de D. Javier Barraycoa, denominado Cataluña Hispana.

En dicho artículo, el afamado periodista afirma que: ”Si la parálisis arriólica no mantuviera a Mariano Rajoy inmóvil en la silla curul de La Moncloa, el presidente del Gobierno habría financiado una edición especial (de Cataluña Hispana) para hacerla llegar a todos y cada uno de los hogares catalanes”.

Lo cual es una gran idea, porque los actuales catalanistas tienen tan poco de catalanes, que no conocen ni su verdadera historia. De facto, el veneno nacionalista es un enfermizo “sentiment”, con la que sus dirigentes nublan la realidad histórica de la verdadera Cataluña, con la única intención de DESTRUIRLA ESPIRITUALMENTE, para que entre sus restos nazca (de nacer viene nación), una nueva y tiránica realidad, en la que las corruptas élites del catalanismo puedan lucrarse y someter a sus intereses aún más impunemente, al pueblo de Cataluña.

Pero puesto que el nacionalismo es una infecciosa pestilencia que se está extendiendo por toda España, todos los españoles debemos de ser prevenidos contra él. Y no será la casta política la que lo haga, porque cierto grado de nacionalismo es del interés de la misma: Es evidente que siempre podrán medrar más políticos y hacerlo más impunemente en 17 pequeños estados sin fe, ni raíces, ni historia, que en uno solo.

El nacionalismo es siempre un planteamiento intelectualmente caduco y regresivo que nos conduce hacia una balcanización que nos aparta de toda vía de progreso y bienestar, en una era en la que precisamente, se tiende a buscar la globalidad. Y claro, tras esto alguien podría preguntarse:

 ¿Acaso no sería positiva esa cantonización que propugnan todos los nacionalismos en España, cuanto menos para evitar la pérdida de nuestra fe y de nuestras culturas y tradiciones locales?

Pues NO, porque el nacionalismo es siempre una ideología filosóficamente débil e incapaz de ofrecer una definición rigurosa de la identidad nacional (por eso los catalanistas apelan siempre al “sentiment”), porque necesariamente han de renegar de su realidad histórico-social (el catalán, por ejemplo, siempre ha sido profundamente tradicionalista, católico y español) y de todo patriotismo, para dar paso al engendro político que nace, y lo hace siempre homogeneizando las prácticas culturales preexistentes bajo denominadores comunes. Tiene dificultades para hacer otra cosa porque su punto de partida es siempre un concepto abstracto de cultura, que la concibe como una unidad homogénea que extiende sobre un territorio x, sin importarle realmente si no es en su propio provecho, cual sea la realidad cultural del mismo. Por ejemplo:


La lengua catalana no era homogénea, hace un siglo era mucho más plural, existiendo en territorio catalán, multitud de dialectos. Pero el catalanismo extendió el dialecto “barceloní" a toda Cataluña, arrinconando y empobreciendo la antigua riqueza de la lengua catalana. Y lo mismo hará con el Valenciano, en la franja de Aragón o en las baleares, si no se les detiene: Los empobrecerá y destruirá hasta hacerlos asimilables a su política lingüística pan catalanista.


Otro caso aún más terrible, es el de la fe de nuestros padres:

Afirmo que no ha existido jamás un pueblo sobre la tierra más católico y tradicionalista que el catalán. Pero ni la fe católica ni sus más férreos defensores de la misma en lo social (los muy catalanes “carlins de la muntanya”), son del agrado de ningún nacionalismo, porque el católico nunca es excluyente y siempre defiende el “Bien Común”… así que difícilmente podrían ser los auténticos patriotas catalanes, el fermento de ningún nacionalismo. Este es el motivo por el que los políticos catalanistas están traicionando al pueblo catalán, pactando con y fomentando culturas religiosas que nada tienen que ver con nuestra fe ni con el bienestar de los catalanes, con el único objetivo de diluir al máximo el verdadero espíritu constructor de Cataluña: La fe católica.


Gracias a los pactos suscritos con Marruecos y otros países musulmanes desde tiempos del Tripartito (PSC,ERC,IU) y mantenidos actualmente por CiU para favorecer la inmigración musulmana, sin duda si algún día los catalanistas consiguieran la independencia de Cataluña, la consecuencia sería que Cataluña devendría en un estado islámico en pocas décadas.


Por eso, si amas a España y por tanto te duele lo indecible la destrucción de Cataluña, te rogamos que difundas este artículo y que envíes la carta del académico Luis María Anson a Arturo Más, "President de la Generalitat" y por tanto, funcionario del Gobierno de Mariano Rajoy y del Estado Español:

Carta a firmar

A la atención de Artur Mas: 

Por la presente deseo enviarle la siguiente carta que hace unos días, le escribiese en El Mundo, D. Luis María Ansón:


 Arturo Mas: Te dedicas a intoxicar con mentiras históricas al pueblo catalán

Señor presidente…


Si la parálisis arriólica no mantuviera a Mariano Rajoy inmóvil en la silla curul de Moncloa, el presidente habría enviado a todos los que han perpetrado esa atrocidad de «España contra Cataluña», el libro del catedrático barcelonés Javier Barraycoa, Cataluña hispana. Aún más, el Gobierno debería financiar una edición especial para hacerla llegar a todos y cada uno de los hogares catalanes. Su autor, nacido en Barcelona, catalán sin fisuras, denuncia el fraude del nacionalismo y narra las más varias historias de la españolidad de Cataluña.


Barcelona fue la primera capital de España; Tarragona, la sede primada de las Españas. ¿Sabías, presidente, que hasta la irrupción del catalanismo a ningún catalán se le ocurrió poner el nombre de Jordi a sus hijos y que monjes castellanos habitaron el monasterio de Montserrat durante cuatro siglos?


Por mucho que te moleste, Cataluña nunca fue independiente. Se sintió siempre orgullosa de integrar la Marca Hispánica. La Barcelona de 1714 estuvo defendida por un Tercio de castellanos. Felipe V organizó para su protección personal un cuerpo dirigido por catalanes.


La letra oficial del himno de España en tiempos de Alfonso XIII fue compuesta por un catalán. Y en castellano escribieron algunos de los más altos representantes de la literatura catalana desde la Edad Media hasta hoy, cuando las letras nacionales se enorgullecen encendidas por la calidad de Juan Marsé.


Javier Barraycoa afirma que los nacionalistas emplean la lengua como un autoveneno y que la República se olvidó de la senyera, la bandera catalana que apareció «contra el moro y por España». Y que varios Tercios de requetés florecieron en la Cataluña del siglo XIX. La participación catalana fue clave para la victoria de Lepanto. Generales y almirantes catalanes vertebraron el Imperio español. El Tercio de catalanes de Queralt puso una pica en Flandes. Políticos catalanes poblaron los ministerios en Madrid y dirigieron durante largos periodos la vida de la nación española.


«Cataluña será hispana o no será… nada», concluye Javier Barraycoa, uno de los intelectuales catalanes que mejor conoce la Historia de Cataluña. La verdadera historia. Por eso no te atreves a llamarle ni a contar con él para nada. Te encrespa que alguien desmonte con datos incontrovertibles el fraude del nacionalismo catalán.


Ah, y con tu pirueta del referéndum secesionista y las dos preguntas capciosas has conseguido unir a Rajoy y a Pérez Rubalcaba que se han comprometido, con la Constitución en la mano, a que la consulta no se celebre, pues corresponde a todos los españoles, libres e iguales ante la ley, decidir sobre el destino de cada uno de los territorios de España.

 


LUIS MARÍA ANSON

 

Atentamente,

Nombre:  
Primer apellido:  
Segundo apellido:  
Correo electronico:  
Provincia:  
 
 
     
 
 
 
     


 
 
     


 
 
     


Rokan Buenas noches; un saludo. ...
Efren Gracias Jaad 34 ...
Baucan Muy interesante. Sólo una apreciación. La exp ...
lgomez No comprendo este movimiento.... La Fé debemos pr ...
lgomez No comprendo este movimiento.... La Fé debemos p ...
 
 
     
   
   
delegaciones quienes somos y manifiesto fundacional terminos y condiciones de uso entrevista a Efren Pablos